Por Daniel Alfaro

La reciente ley que cambia el Consejo Directivo de la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sunedu) no es el primer intento para debilitar la reforma universitaria en nuestro país.
En ocasiones anteriores el Ministerio de Educación (Minedu) hacía una defensa férrea ante las iniciativas legislativas con una intensa difusión de las razones técnicas y legales que aseguran una educación básica de calidad. Hoy lamentablemente este no parece ser el caso.

Diversos expertos en el sector han alertado sobre las potenciales afectaciones que los proyectos de ley planteados en el congreso tendrían sobre los universitarios peruanos.

Sin importar esto, 68 congresistas votaron a favor de cambiar la composición del Consejo Directivo de la Sunedu. Ahora los miembros pertenecerán a diversas instituciones que incluyen universidades privadas y públicas, es decir serán juez y parte. Antes, estos eran elegidos por un concurso público y solo el superintendente era designado por el presidente de la Republica.

Lee más de la columna de opinión de Daniel en el siguiente link: La contrarreforma universitaria: el mundo al revés