Por Luis Miguel Castilla

Ante dos planes económicos que marcarán nuestros destinos a partir del 28 de julio es necesario tomar una posición. Mucho se ha hablado de propuestas populistas y efectivamente hay bastante de eso en la recta final de la campaña. Sin embargo, es preciso diferenciar entre una política fiscal expansiva a través de programas sociales y alivio tributario temporal, de planteamientos estatistas que llevarán al retroceso económico. Lo primero lo permite nuestra fortaleza macroeconómica. Lo segundo, ofrecido por Perú Libre, no reactivará la economía de manera sostenida ni permitirá recuperar nuestra fortaleza fiscal. 

Dicho esto, cabe destacar que ambos partidos caen en el error de preasignar una fracción del PBI a los sectores educación y salud, haciendo inviable la expansión fiscal prometida. Mientras Perú Libre plantea una expansión de 17% del PBI (duplicando el tamaño del Estado), Fuerza Popular ofrece planes por 7% del PBI.

Mención aparte merece la inversión en infraestructura. Fuerza Popular ofrece cerrar la enorme brecha en infraestructura en 5 años. Perú Libre megaproyectos para cada región. Ambas ofertas son irrealizables con los ingresos fiscales que tenemos. 

Para más información pueden dar clic aquí: Costo fiscal – Planes de Gobierno