Por Janice Seinfeld

En los último dos años, hemos sido testigos de avances científicos impresionantes que nos han llevado, en un tiempo nunca antes visto al desarrollo de las vacunas que nos acercan al final de la pandemia de la COVID-19.

No obstante las políticas públicas para su implementación no han seguido el mismo ritmo. Según Our World in Data, el 65% de la población a nivel mundial se ha vacunado con al menos una dosis. Sin embargo, lamentablemente, solo el 16% de la población de países de bajos ingresos ha recibido al menos una dosis. Esta cifra indica que la iniciativa Covax Facility no cumplió con su objetivo trazado.

Perú es un claro ejemplo del fracaso de esta iniciativa. El contrato firmado implicaba recibir 13.2 millones de dosis y solo se recibieron 5 millones. Siguiendo con la línea de los vacunados en nuestro país, se ha notado desaceleración en el ritmo de vacunación. ¿Por qué? Por desconfianza en el sistema de vacunación, por la falta de liderazgo del Ministerio de Salud (Minsa), emisión de mensajes inconscientes y limitada rectificación de errores cometidos.

Ya no estamos en marzo 2020, ya conocemos mucho de este virus y tenemos vacunas. No abandonemos el desarrollo de nuevas tecnologías sanitarias que nos ayuden a luchar contra esta pandemia.

Lee más de la columna de opinión de Janice en el siguiente link: Nuevas olas, ¿mismas respuestas?