Por Milton von Hesse

En las últimas décadas la explotación minera ha generado grandes de recursos de inversión para los gobiernos regionales y municipios en los que se desarrolla dicha actividad. Entre el 2007 y el 2021, los gobiernos regionales recibieron por concepto de canon y regalía minera S/ 14,407 millones, mientras los locales S/ 48,020 millones. En el caso de Chalhuahuacho (distrito donde se ubica el proyecto Las Bambas), sus ingreso subieron desde S/6 millones en el 2006 hasta los S/188 millones el 2021.

Si bien no en la dimensión esperada – según un estudio de Videnza Consultores, los gobiernos subnacionales gastan menos de lo que presupuestan, y de que lo que ejecutan muchas veces no se hace bien o se hace con poca transparencia – la población de estas zonas ha mejorado de manera significativa su nivel de vida como consecuencia de un mayor acceso a servicios básicos. Por ejemplo, los distritos de la provincia de Cotabambas , entre ellos Chalhuahuacho incrementaron de manera muy significativa el acceso de sus hogares a servicios como agua, alcantarillado y alumbrado público.

El reto que enfrenta el país a futuro consiste en mejorar la eficiencia y calidad de la ejecución presupuesta a nivel subnacional, lo que pasa por repensar el proceso de descentralización para generar territorios menos fragmentados y mejorar el nivel de gestión pública.

Conoce más en la columna de opinión de Milton von Hesse en el Diario Gestión: