Por Luis Miguel Castilla

Muchos electores se preguntarán cómo hará el próximo Gobierno para financiar la lluvia de ofertas que los candidatos prometen.

La mayoría debería estar consciente de que la Caja fiscal está muy debilitada, y que se requiere un plan que incremente los ingresos fiscales permanentes (sin ahuyentar a la inversión) y eficiente el gasto público. Esto ayudaría a estabilizar el patrón ascendente de la deuda y mantener la calificación crediticia. 

Se podrían lograr ahorros públicos de 2% del PBI mejorando la gestión pública, pero esto podría tomar tiempo. Por ello es necesario diseñar una estrategia tributaria que:

  • Mejore el cumplimiento del marco normativo actual
  • Masifique las boletas electrónicas para aumentar la base de contribuyente
  • Simplifique los regímenes para las pequeñas empresas
  • Mejore la progresividad del Impuesto a la Renta a las personas
  • Aumente el IGV en 1% para financiar una mayor cobertura previsional
  • Prepare el camino para maximizar el cobro del impuesto predial
  • Racionalice de manera inteligente el gasto tributario. 

Estos esfuerzos recaudarían otro 2% del PBI, sin tener que crear nuevos tributos ni aumentar las tasas de otros impuestos. La mayoría de estas propuestas significa continuar con la agenda ya iniciada por el MEF.

Conoce más sobre la reforma tributaria planteada por Luis Miguel Castilla en su columna de opinión del Diario Gestión.